Los procedimientos para el control del dolor más comunes son:

Bloqueos de nervios periféricos

Aplicación de la toxina botulínica para la migraña o para la cervicalgia cervicogenica, cervicalgias o lumbalgias.

Utilización de la radiofrecuencia como procedimiento transcutáneo (o sea la utilización de una aguja)para la termocoagulación del nervio o ganglio sinovertebral para el control o disminución del dolor cervical o lumbar o la termocoagulación del ganglio de Gasser para la neuralgia del trigémino.

Comentarios en Facebook